Comunidad Metafisica y del Despertar

Inicio » Esoterismo » Los timos esotéricos se propagan en época de crisis

Los timos esotéricos se propagan en época de crisis

La gente acude a curanderos, tarotistas, hechiceros y videntes en busca de respuestas ante el caótico panorama de desempleo, crisis y falta de expectativas

Escribí recientemente un artículo en Globedia donde aireaba mi suspicacia frente a la presunta adivinación, los remedios de la santería y la narración pormenorizada del tiempo que aún no existe, de ese mapa geográfico del futuro indiscernible.

Mostraba entonces, igual que hago ahora, mi predisposición sin fisuras a desconfiar de esas “tribus” de magos, brujos, hechiceros y chamanes, poseedores de un “tercer ojo” capaz de alumbrar episodios de mi vida que aún están pendientes de “registro”.

Declino la invitación, por tanto, de estos expertos en la lectura de “·lo paranormal” para que acoja de buen grado la tesis de que se puede vislumbrar el desarrollo de un tiempo que, en definitiva, ni siquiera tengo la certeza de que vaya a contar conmigo para enrolarme en esas filas presurosas que se encaminan hacia el devenir de mis días regalados.

También hacía en ese artículo una reflexión sumaria, que incidía en el hecho de que dejaba una puerta entornada, por si se colaba subreptíciamente la rareza.

Dejaba pues una puerta entreabierta al descubrimiento de casos singulares y aislados, para los cuales la ciencia no me podía aportar razones empíricas.

No puedo ni me parece sensato negarme taxatívamente a la posibilidad del “milagro”, del don inexplicable otorgado a unos poquísimos privilegiados, capacitados tal vez para percibir la realidad con un “catalejo” potentísimo que vislumbrara mucho más allá de los límites donde quedamos atorados y ciegos los demás.

En todo caso, me parece esta miscelánea heterógenea de “iluminados”, hablando en términos globales, una artera caterva de aprovechados que hacen uso de toda suerte de martingalas para sisar al incauto que cae en sus redes, acorralado por el desespero.

En tiempos de crisis y tíbias esperanzas opacas, medran, como por efecto de una nueva variante de micosis, “agentes” conectados con otras dimensiones y planos existenciales para revelarnos el desarrollo de nuestras actuales cuitas, en pleno viaje hacia el desplome total.

En esta batalla contra la impudicia y la desfachatez se hallan inmersos miembros del Grupo de Estafas de la Policía Nacional.

Advierten de la tóxica proliferación de bandas perfectamente organizadas que llegan a hacerse con botines de hasta 200.000 euros.

Numerosas personas acuden al esoterismo ante la falta de perspectivas de prosperidad

Estos filibusteros del pillaje en clave esotérica, recurren sin titubeos a la coacción y la amenaza, con consecuencias fatales si no se les agasaja con grandes cantidades de dinero.

Vertida la maldición de una posible corriente de desgracias si no se paga generosamente, las víctimas acuden al señuelo cegadas por la aprensión.

Servicios habituales como: quitar el mal de ojo, recuperar el amor perdido, encontrar trabajo o asistir a sanaciones milagrosas de allegados incurables, son algunas de las “picardías” utilizadas por presuntos hechiceros, chamanes o videntes, más apegados al mercadeo de ilusiones frustradas que a la resolución de imposibles.

Los titulares sensacionalistas de los milagros ofrendados prometen resultados infalibles en cuestión de pocos días, como si trocar la tristeza por la alegría o los problemas por soluciones dependiese de un mero trámite burocrático: “ponemos un sello aquí o un apostillado allá”.

Casos como el de Dora, alias “Esmeralda”, son parangón de desfachatez con ínfulas de trascendencia y ocultismo riguroso.

Esta bellaca vidente postiza de origen brasileño sembró media península ibérica con sus engañifas adivinatorias.

Sus candorosos clientes le cedían todas sus posesiones, joyas, dinero en metálico, pues debían ser purificadas al reconocer la pitonisa que de esta fuente provenían todas sus desventuras.

Ya con el “mercadillo de abastos” recolectado, se daba a la fuga.

El caso de Carlos Javier Rojas Lunas tampoco desmerece en cuestiones de inverecundia, o lo que es lo mismo, desvergüenza.

Este supuesto sanador le birló más de 7000 euros a un hombre que veía como su mujer se deshacía como un terrón de azúcar presa del desasosiego, pues percibía una “presencia” cercana muy amenazante.

Ni corto ni perezoso, el avispado chamán se agenció unos potingues y unas velas carísimas, (unos 3000 euros, pagados del bolsillo del afectado), que servirían para exorcizar la vivienda.

Dos meses después del infecundo tratamiento embadurnando puertas con aquel bálsamo milagroso, se despide de la cándida víctima aduciendo que ya no había nada más que se pudiera hacer.

Así, con los bolsillos pletóricos de dinero robado y el alma podrida de usura, le dejó plantado, medio arruinado y con su mujer tan desolada como antes de la visita del presunto sanador.

Un tiempo después la policía lo detenía en Chiclana de la Frontera, Cádiz, donde ejercía de “mano derecha” de Belcebú en una secta satánica que esclavizaba a sus “feligreses”, les exprimía económicamente y donde se practicaban diabólicos rituales de sacrificios con animales.

Rojas Luna salió de prisión en el pasado mes de Agosto tras pagar una fianza de 4000 euros

Publicado por Victor Virgós en Globedia.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Traductor – Translate Google

English

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.334 seguidores

Paises que nos visitan (24/10/14)

Flag Counter

Mapa de visitantes (24/10/14)

Flag Counter